Cómo lo hizo, Humberto Torreblanca. De niño jugaba con imanes, hoy trabaja con intensos campos magnéticos en fusión nuclear.

Su padre le regaló un imán, con el que se divirtió atrayendo limaduras de hierro de la arena. Hoy investiga con altos campos magnéticos en un reactor de fusión nuclear.

La ciencia abre las puertas del mundo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s