Cómo deben ser los funcionarios públicos en los que confiemos la gestión de las riquezas de todos los peruanos

El hogar es la madre de todos los vicios y de las virtudes. El comportamiento de los hijos no será muy alejado  del comportamiento de los padres.

Por ello, desde ahora, debemos evaluar todas las etapas de la vida de los postulantes a cargos públicos. Los periodistas tienen en esto una gran labor que cumplir. Eso sí, deben hacerlo honestamente.

El presidente y los ministros de Estado constituyen modelos a seguir por la juventud.  Los medios de comunicación permanentemente proyectan sus acciones pasadas y presentes.

Una persona que no ha terminado secundaria, pero es un exitoso y honesto empresario, respetado por el personal de su empresa y por la comunidad, podría ser un buen funcionario público, en un sector relacionado con su actividad.

Alguien que en su etapa escolar agredía o se burlaba de sus compañeros puede ocultar su personalidad, pero surgirá en algún momento de su vida pública en perjuicio de la población. Por el contrario, un niño colaborador, solidario, defensor de los más débiles, será  un funcionario dispuesto a servir adecuadamente al Perú.

Un niño que arrancha los útiles de sus compañeros para deteriorarlos será un peligro latente en un cargo público.

Qué decir de aquellos que se apropian de lo ajeno. Esas costumbres vienen desde el hogar.

Los universitarios son capaces de controlar sus impulsos creados en su niñez, pero siempre hay momentos en los que aflora su personalidad adulta.

Así pues, los peruanos no debemos dejarnos llevar por la publicidad, la que se logra con dinero. Tenemos que estudiar bien en quiénes confiamos la gestión de nuestras riquezas.

Hay muchas preguntas que deben preocuparnos. Por ejemplo.

Una persona que nunca estuvo ni sus hijos estarán en un centro de educación pública ¿estará realmente comprometida con elevar el nivel de la educación estatal, que es la que sigue la mayoría de los peruanos?

Una persona que jamás sufrió ni sus familiares sufrirán  las colas de los hospitales públicos ¿tendrá real interés por mejorar el lamentable estado de los servicios públicos de salud?

Un empresario minero limitado a exportar minerales sin procesar o un empresario importador-exportador ¿estarán interesados en impulsar la innovación tecnológica, como sí lo han hecho países antes pobres y hoy en el primer mundo?

A usted amigo lector, le agradeceré enriquecer las preguntas sobre las características que deben tener los funcionarios públicos que se encargarán de los intereses nacionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s