Educación de calidad ¿Infraestructura física o estructura mental?

Es evidente que para ofrecer buena educación se necesita centros bien construidos y buenos profesores. El problema está en la limitación de recursos económicos, tanto de las familias como del Estado. Entonces surge la pregunta ¿Qué es más importante? ¿El concreto o la mente?

En una infraestructura de lujo ¿Qué puede enseñar un maestro con poco conocimiento?

En cambio, un maestro bien preparado puede hacer maravillas educativas para sus alumnos. Ni siquiera necesita salón o laboratorio para ello.

Sería ya bastante si los maestros enseñaran a pensar, para lo cual no se necesita costosa infraestructura. Enseñar a pensar ha sido un aspecto desdeñado en la educación de los peruanos: que la gente sepa pensar resulta peligroso para los que detentan el poder. Al contrario, se nos ha enseñado a sobrevivir sin pensar.

Para enseñar ciencia en primaria y secundaria tampoco se necesita laboratorios complejos. Pierre-Gilles de Gennes, premio Nobel de Fìsica 1991, hacía maravillas enseñando ciencia en la playa, con la arena. Entre los libros inspirados en su trabajo se tiene  “Arenas movedizas: Física de arena diaria”.

En la Costa Verde de Lima, los escolares pueden aprender a investigar observando los manantiales de agua dulce en la playa. También se puede enseñar a pensar sobre la geología de Lima, observando las capas de arena, sedimentos y piedras rodadas, depositados en millones de años, que se ven al descubierto en el acantilado. En el Salto del Fraile, está el el pasado del fondo marino, miles de capas de sedimentos convertidos en piedra, entre los que se encuentran fósiles de pequeños organismos que vivieron allí hace millones de años. Casi nadie se detiene a pensar en ello. No estamos preparados para hacerlo.

Para lograr una buena educación en el Perú, se necesita aprender a enseñar con lo que está a nuestro alcance.

Inaugurar una escuela de concreto se ve mejor que una foto de maestros bien preparados. Ese es el problema para los políticos gobernantes.

Entonces los padres tienen que hacer mucho por sus hijos. La educación empieza en el hogar. Los padres tienen que aprender a enseñar ciencia a sus hijos con materiales caseros.

Si usted está interesado en enseñar y jugar con sus hijos, inscríbase en el curso del 21 de abril del 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s