Me jubilaré cuando…

Algunos de mis seguidores me recomiendan “amablemente” que me jubile, que me ocupe de mis nietos. Agradezco.

En cuanto a mis nietos, ellos se ocupan de mí. Desde París, se comunican virtualmente conmigo y me colman de alegría, al comprobar que mis tres hijos son felices, que siempre están juntos, que les han comunicado bien mi mensaje de darle valor al conocimiento. Dos de ellos, con edades de tres años, ya escriben palabras, aprenden geometría, cantan, dibujan, arman rompecabezas, y le toman el placer de la naturaleza, entre tantas otras expresiones de bien vivir.

En cuanto a mí, estoy feliz haciendo investigación con mis alumnos y colegas. Nos entrometemos en el mundo nuclear y en toda suerte de fenómenos naturales.

Con mis amigos interesados en ciencias blandas, investigamos la naturaleza social de nuestro país. Sigue viva mi pasión por comprender el comportamiento social, la que nació con las enseñanzas del abuelo José, quien se rebelaba contra la injusticia de los jueces de Otuzco. Aumentó mi curiosidad cuando escuchaba las conversaciones entre José María Arguedas y mi amigo el “loco Moncada” en Chimbote; y se intensificó en mis cursos formales de doctorado con los profesores Enrique Bernales, José Matos Mar, Félix Jiménez y Hugo Neyra, entre otros.

Cuando era niño, me rebelé contra la demanda de “pasar en limpio” lo que copiaba en mi cuaderno borrador, lo que copiaba él en la pizarra, de un trajinado libro. Como profesor de la UNI, junto con otros colegas, nos rebelamos contra la oscuridad que se quería imponer en el campus universitario. En el IPEN, nos rebelamos contra el maltrato a la ciencia. Fuimos expulsados, pero no cambiamos en nuestra lucha por ciencia en el Perú.

En virtud de todo ello, y otras cosas, creo que me jubilaré cuando empiece a repetir como loro lo que dice la prensa comercial. Me jubilaré cuando surjan políticos con doctorados en su especialidad, no oportunistas, interesados en el desarrollo nacional, más que en temas que le gusta a esa prensa.

Me jubilaré cuando vea que todos los niños tuvieron educación de calidad.

Me jubilaré cuando por donde camine no haya olor a pus “gonzález pradiana…”

P.D. Les recomiendo leer…

3 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s