Historias de vida: llegaron los cuatreros

Un aciago día, con mirada desesperanzada, el tío Leonardo llegó a mi rancho de Chimbote. Traía mensajes desoladores. Me tomó las manos, como imitando al abuelo José, a quien se parecía tanto, y me dijo:  “Es el principio del fin, llegaron los cuatreros a las tierras ancestrales”.

Habían robado su más preciada yunta para venderla, seguramente, como carne en los camales de Trujillo.

A partir de ese día, el tío Leo empezó a irse: prefirió nublar su mente a sufrir el último desmoronamiento de la civilización Cuidista.

Luego llegaron políticos contaminadores de mentes y mineros que se llevaban el oro y dejaban ácidos letales.

Su compañera de la vida, la tía Genara, con las manos húmedas de lágrimas, también dejó sus lomas y quebradas antes generosas y hoy saqueadas y moribundas

Lejos quedaron los días en que el amauta taita José nos enseñaba a entender los mensajes de las nubes y el viento.

Querido tío Leo, desafortunadamente, tus temores fueron fundados. Los cuatreros se están apoderando del país. Intentemos expulsarlos antes que terminen con todo.

www.partidodelaciencia.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s