Gracias, al diario decano del Perú, por recordarse de este modesto científico, de Salpo, Perú

Enlace del inmerecido homenaje por parte del Diario “El Comercio”

A las seis de la mañana, vio maravillado cómo la luna, transformada en una pequeña bola de fuego, se perdía en el lejano y plateado litoral. “Lo más sorprendente —asegura— fue que giré la cabeza y, al otro lado, vi como salía el sol”. Esa mañana supo que iba a ser científico.

Una precisión: tengo doctorados de varias universidades, pero no de la UNI, la que reconoció mi doctordo en París y de la que soy profesor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s