Cuando nos asaltan los vecinos

Una noche, en el Chimbote de los 60s, en mi barrio sin luz eléctrica en la calle, escuché que mi padre me llamaba. Salí, eran unos jóvenes vecinos que estaban a punto de asaltarlo para quitarle su sobre de pago. Al escucharlo, le dijeron: disculpe vecino, no lo habíamos reconocido, estamos trabajando.

Recientemente, un alumno de la UNI, me decía que a dos puertas de su casa lo asaltaron para quitarle sus pertenencias.

Atacar seriamente la delincuencia implica atacar sus raíces. Y para identificarlas hay que investigar científicamente. Y esto parece que no se ha hecho, porque nada de ello se ha escuchado en los debates.

En los debates se escucha sobre el sueldo de los policías, los que triplican el de los maestros y los doctores en ciencias e ingeniería que ingresan a la docencia universitaria. Sin educación, ciencia y tecnología, seguirá incrementándose las multitudes de jóvenes sin empleo digno y sin esperanzas. La violencia reina en los barrios donde reina el empleo precario.

Mientras menos se invierta en educación, más aumentará la delincuencia y más habrá que pagarle a los policías. Y no se trata de educación técnica. Debe pensarse en carreras cuyos egresados sean capaces de generar empleos bien remunerados.

Claro está que la solución no es de corto plazo. Pero si no se empieza ahora, el problema se agravará. Este gobierno no ha sido capaz ni siquiera de atraer a verdaderos talentos que están generando patentes en los países industrializados.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s