Pálido quinquenio para la ciencia y la tecnología en el Perú

 

En su Mensaje a la Nación del 29 de diciembre de 1995, el presidente Ollanta Humala no pronunció la palabra ciencia ni tampoco dijo algo sobre la institución responsable de su promoción. Tocó algunos temas relacionados con la ciencia y la tecnología, en los que tampoco se ve una política coherente.
“Tendremos la Torre del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, donde los especialistas realizarán intervenciones no invasivas en tratamiento de cáncer”, dijo el presidente Humala. Importante decisión, pero el Gobierno no ha creado el puesto de físico médico (indispensable en el tratamiento del cáncer” en el Ministerio de Salud.
Mencionó que el Perú, gracias a convenios de gobierno a gobierno con otros países, “Luego de varias décadas, el Perú nuevamente coproduce aeronaves para la instrucción de pilotos”.
Anunció que en julio del 2016 será lanzado el primer satélite del Perú, satélite construido en las instalaciones de Airbus, en Francia.
Es claro que en estos tiempos lo importante es el conocimiento tecnológico. Mediante el programa Compite, se otorga becas temporales de retorno para talentos peruanos. Estas becas duran dos años. Sin embargo, las instituciones que los reciben no están autorizadas para brindarles puestos permanentes.
Los beneficiados de estas becas, como era predecible, no están contentos. Heinner Guio, médico egresado de la UPCH, doctorado en la Japón, con posdoctorado en Inglaterra, confiesa que, de haber predicho esta situación, no retornaba.
Julio Valdivia, otro beneficiario de esta beca, conocido internacionalmente por su proyecto de la “primera chacra de papas en Marte”, tampoco está satisfecho de la situación. Él está organizado una “asociación de retornantes”.
Edward Málaga-Trillo, biólogo que viene de la Universidad de Konstanza, Alemania, reclama porque un proyecto que presentó al CONCYTEC, no ha sido evaluado con cánones internacionales.
Ollanta Humala prometió un Ministerio de Ciencia y Tecnología, una Ley de Carrera del Investigador, que hubiera resuelto este problema. Pero fue solo eso, una promesa electoral.
Veremos que prometen los partidos para las elecciones del 2016. Aunque, claro, ya poco se puede creer en ellos.

 

One comment

  1. Mis respetos y felicitación a la persistencia de Modesto Montoya. Se que lo logrará, pero ¿no sería bueno intentar ayudarlo?. Ya que los intereses en juego son muy poderosos, se requeriría elaborar una adecuada estrategia, y antes habría que meditar sobre la pregunta: ¿No será que a alguien le interesa que nuestro país, que sin duda tiene grandes reservas intelectuales y de biodiversidad, no desarrolle, y siga dependiendo de actividades extractivas? Es para pensarlo y, desde la sociedad civil, intentar el control de los intereses subalternos o corruptos

    José Véliz M.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s