Neurobiólogo Edward Málaga-Trillo, contrariado por el trato a los científicos que intentan retornar al Perú

(Versión autorizada por el científicos Edward Málaga-Trillo, quien expondrá en el ECI 2006v 2-4 de enero 2016)

Luego de 23 años de prestigiosa carrera científica en USA y Alemania, Edward Málaga-Trillo, profesor investigador de la Universidad de Konstanz (Alemania) decidió regresar este año el Perú, con el apoyo de la Universidad Cayetano Heredia, la Agencia para la Cooperación Alemana y el Programa Nacional de Innovación para la Competitividad y Productividad. A pesar del progreso logrado en la obtención de fondos para la implementación de su laboratorio, hoy muestra su profunda preocupación respecto al ineficiente manejo de los programas nacionales de apoyo a la Ciencia y Tecnología, que se refleja en cuestionables procesos de postulación y evaluación de proyectos de investigación. Para muestra un botón: su innovador proyecto para la búsqueda de terapias contra el mal de Alzheimer, que pondría al Perú a la vanguardia de la investigación mundial en males neurológicos, fue rechazado en el ultimo concurso FONDECYT, basado en una evaluación plagada de problemas. Curiosamente, un proyecto suyo muy similar había sido generosamente financiado por la Unión Europea pero el Dr. Málaga tuvo que renunciar a dichos fondos cuando decidió venir a hacer sus investigaciones al Perú. En comunicaciones recientes a diversas instancias, él expresa su molestia de forma firme y elocuente:

Mi proyecto sobre Alzheimer y otras demencias no aparece entre los ganadores del último concurso FONDECYT. Si bien los resultados adversos son parte natural del juego, quiero expresar mi molestia y mis dudas sobre el manejo de este concurso.

 

Además de las por ustedes bien conocidas incoherencias en las bases del concurso, los crasos errores del sistema en línea y la pésima atención de la mesa de ayuda FONDECYT, me preocupa la falta de transparencia y feedback del proceso de evaluación, que por cierto tiene carácter de resolución ministerial y es inapelable (quién negocia estas condiciones con los donantes?). Es un secreto a voces que el FONDECYT tiene un pool de evaluadores muy limitado tanto en número como en calificaciones, que es muy difícil evitar los conflictos de interés, y que “se intenta” conseguir evaluadores externos “cuando es posible” (!!).

 

Los resultados fueron parcamente publicados en la página web del FONDECYT, y los investigadores con proyectos rechazados no recibieron las evaluaciones. El 10 de NOVIEMBRE solicité acceso a mis evaluaciones. El 10 de DICIEMBRE, luego de reiteradas solicitudes a la (anónima) mesa de ayuda y gracias a la amable intervención de la Srta. Antonioli, recibí una carta (ver archivo adjunto) cuya cordialidad no alcanza para compensar sus deficiencias:

 

-Se adjunta UNA SOLA evaluación que -como era de esperar- no cuestiona ni el mérito ni la relevancia ni la calidad científica del proyecto o del investigador. De hecho, el evaluador no emite ningún juicio ni opinión acerca de las hipótesis, metodologías o las bases celulares/moleculares del problema, lo cual es sumamente preocupante. La crítica científica es la base de nuestra actividad!

 

-Las “debilidades” que el único evaluador menciona son solo su opinión personal -por cierto, sin asidero- respecto a los pocos recursos humanos y las colaboraciones en el proyecto, y de ninguna manera un argumento para su rechazo.

 

-Los recursos humanos a emplear están enteramente a criterio del investigador, quien por su expertise es el más indicado para diseñar su proyecto. El componente “social” de mi proyecto incluye tres capacitaciones, dos de ellas de tesistas por lo que la observación del evaluador está completamente errada. Además, las bases del concurso no especifican un porcentaje mínimo de recursos destinados a RRHH.

 

-La supuesta falta de “colaboradores”  en el proyecto es otro argumento injustificable, ya que en el texto enumero a prestigiosos colaboradores internacionales cuya participación añade credibilidad y valor agregado a la propuesta. El evaluador parece requerir que yo colabore con entidades nacionales, lo cual es muy loable pero sumamente difícil e improbable, tratándose de una temática y una tecnología no existentes en el Perú. Y por cierto, no es ningún requisito de las bases. Se sugiere que las colaboraciones internacionales pesan menos que las nacionales??

 

-Esta evaluación está basada en la opinión de UN SOLO EVALUADOR, quien solo tiene dos observaciones ligeras y completamente rebatibles. Por qué no aparecen un segundo y tercer jurado, como es la regla en cualquier país con un sistema mínimamente evolucionado de evaluaciones científicas?

 

-No hay manera de verificar la fecha de preparación/recepción de la evaluación, y llama poderosamente la atención que haya llegado más de un mes después de publicados los resultados. Esto es ciertamente injustificable.

 

-Tal como mencioné en un mensaje anterior, el mínimo para asegurar un proceso de evaluación justo e intachable es requerir AL MENOS DOS (y en caso de discrepancia, TRES) evaluaciones por expertos calificados en el área a evaluar, independientes y SIN conflictos de interés. Este claramente no fue mi caso.

 

Reconozco y agradezco los avances logrados por el CONCYTEC y el FINCYT en los últimos años pero con el debido perdón de la expresión: ARE YOU KIDDING ME? ¿Son estas las evaluaciones de un sistema nacional de CyT que quiere insertar al Perú en el mapa mundial de la investigación? ¿Para qué molestarse en “atraer” científicos de alto nivel que hagan ciencia de punta en el Perú, si el financiamiento no se otorga de manera coherente? Por qué no es prioridad el financiamiento de grupos de investigación nuevos a cargo de científicos retornados de amplia y probada trayectoria?

 

Me resisto a creer que los investigadores senior debamos aceptar estas reglas de juego. Lamento además la risible “inapelabilidad” de los resultados, una condición que dice mucho del espíritu con el que se maneja estos procesos, es decir, como una inversión estatal. Durante mi larga experiencia en USA y Alemania, jamás presencié un proceso de evaluación tan deficiente e irracional como este. Los investigadores siempre deben gozar del derecho a réplica, sobretodo si las fallas son flagrantes como ha sido esta vez el caso.

 

He dirigido este mensaje a diferentes instancias del CONCYTEC/FONDECYT que de una u otra manera deberían tener la facultad de considerar mis objeciones al resultado obtenido, así como a otras en mi institución, la UPCH, en cuyo interés está lograr mejoras efectivas para sus investigadores.

 

Espero que independientemente de si mi proyecto puede ser re-evaluado, se me brinde la oportunidad de aclarar las dudas aquí expresadas, a través de un diálogo constructivo y personalizado. Las mesas de ayuda anónimas carecen de autoridad y representatividad.

 

Adjunto el proyecto como referencia.

 

Cordialmente,

 

Edward Málaga Trillo, Ph.D.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s