Clarita, la madre que vive en mi corazón

Clarita me enseñó que nuestras raíces están en los campos donde se ha sembrado y cultivado los frutos que nos permiten vivir, amar y soñar.

Me guiaba en los campos donde colectábamos frutas silvestres, en especial de las dulces tunas. También me inculcó el respeto por los nidos de aves y de conejos silvestres, así como el respeto por las personas especiales.

Aún escucho las canciones andinas que las interpretaba con mucho sentimiento.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s